Skip to main content

Razones por las que una pareja puede decidir recurrir a ir a terapia

Hay varias razones por las que una pareja puede decidir recurrir a ir a terapia – en este artículo hablaremos de algunas de ellas – pero lo más importante es que se escoja la estrategia terapéutica adecuada, la que ofrezca las herramientas más oportunas tanto para el conjunto, la pareja, como para cada individuo.

Porque la función de la terapia será tratar a la pareja en conjunto, pero desgranando la individualidad de cada uno de los miembros, puesto que suelen tener un punto de vista distinto a su problema y aquí es donde, la mayoría de las veces, está la clave de la solución.

En este sentido, uno de los aspectos más complejos para el terapeuta, es intentar mantener una posición de ecuanimidad con los dos miembros de la pareja. El reto será que se sientan protegidos y escuchados como individuos, a la vez que advierten que están trabajando para la pareja como tal.

¿Cuándo acudir a terapia de pareja?

La respuesta a esta pregunta es simple: cuando se necesiten herramientas para solucionar una situación que os está afectando. Y podemos clasificar estas situaciones problemáticas en varios tipos:

  • Problema biológico: las diferencias sexuales entre hombres y mujeres son un punto de unión y motivación en las parejas heterosexuales. A la vez, esas diferencias también son parte del problema y se ven agravados en una sociedad patriarcal donde cada miembro tiene un rol estipulado culturalmente.
  • Problema sistémico: las parejas pasan por diferentes etapas o crisis (compromiso, convivencia, primer hijo, etc.) y los problemas surgen cuando el paso de una etapa a otra no ha sido adecuado y alguno, o ambos, no ha sabido adaptarse.
  • Problemas en las relaciones sexuales: alguno de los dos miembros puede tener una disfunción sexual (anorgasmia, eyaculación tardía, vaginismo, etc.), afectando en un principio a las relaciones sexuales y posteriormente al resto de la convivencia.
  • Problemas con discusiones o disputas constantes que finalizan exteriorizando una comunicación destructiva: el psicólogo estadounidense John Gottman describe este estilo de comunicación como la presencia de los “cuatro jinetes del Apocalipsis”: las críticas negativas, la actitud defensiva, el desprecio y la actitud evasiva. Los enfrentamientos pueden surgir por diferentes motivos; por ejemplo, por conflictos anteriores sin resolver, por infidelidad por parte de un miembro de la pareja, por pérdida de confianza o por alguna adicción perjudicial.

¿Qué esperar de una terapia de pareja?

Cuando se acude a terapia lo más probable es que se espere obtener de ella soluciones, herramientas con las que llegar a soluciones. En el caso de la terapia de pareja también es así, aunque en este caso, al tratarse de un escenario con tres personas, los dos miembros de la pareja y el o la terapeuta, el consenso constante es de vital importancia.

Consensuar los objetivos que se buscan y consensuar las estrategias que se seguirán.

El terapeuta debe concretar una estrategia terapéutica y ésta, a su vez, habrá sido seleccionada según las circunstancias de la consulta, los objetivos de los pacientes, la proposición teórica del propio terapeuta y, sobre todo, la predisposición mostrada por la pareja.

Las herramientas de trabajo

En una terapia de pareja, la pareja deberá respondes a las tareas que les vaya indicando el o la terapeuta. Serán tareas concretas y precisas, y sin connotaciones negativas, es decir, indicando lo que sí debe hacerse en vez de lo que no se debe hacer.

A la hora de elegir estas tareas, estas herramientas para avanzar, existen dos posibilidades principales a tener en cuenta:

  • Que sean herramientas dirigidas a promover interacciones positivas, que busquen el intercambio gratificante de la pareja. Son tareas que estimulan la búsqueda y observación de acciones, palabras, miradas o elogios que hayan promovido una situación o cambio positivo en la relación.
  • Que sean herramientas dirigidas a modificar interacciones negativas, para frenar o alterar los patrones relacionales negativos.

Elegir uno u otro tipo de herramientas irá en función del contexto y la cohesión terapéutica.

En todo caso, la evaluación es imprescindible para conocer si se están llevando a cabo correctamente y si están habiendo cambios en la actitud y relación de pareja.
Si los avances son positivos, la pareja consolidará el vínculo con el terapeuta y estarán más receptivos a las siguientes herramientas propuestas.

No es atípico que, a veces, los pacientes no lleven las herramientas propuestas a la práctica. Si ocurre esto, habría de preguntar qué es lo que dificulta la tarea y rediseñar, si conviene.

Una tarea impuesta, demasiado exigente o con pretensiones no realistas a la situación de la pareja, puede dar a un fracaso y posterior frustración cayendo en la desmoralización y abandono.

Trabajo a medida en la Terapia de Pareja

Las herramientas tendrán más probabilidades de éxito cuando:

  • estén diseñadas adaptándolas a la pareja (cómo hemos dicho, tanto en conjunto como en individual);
  • se planteen en el momento adecuado, sin prisa, evitando querer introducirlas sin que se haya producido algún cambio que las haga posibles;
  • tengan un seguimiento que permita conocer cómo se han realizado y si se van cumpliendo los objetivos. Porque la observación del comportamiento y la disponibilidad de la pareja es primordial para el éxito de la terapia.

Te animo a reflexionar sobre ello y espero que te sean útiles y que puedas experimentarlo.

Y si tienes cualquier duda, no dudes en contactarme o poner tu comentario en este post.
Estaré encantada de ayudarte en lo que haga falta.

Dra. Emma Ribas

Consulta on-line

El equipo de Psicología Online de la Dra Emma Ribas utilizamos un método proactivo en el que vas a integrar herramientas para que puedas conseguir tus objetivos lo antes posible, llevándote a una vida más consciente, saludable, libre y feliz!

Bárbara Esteve
Bárbara Esteve es licenciada en Psicología y tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud, así como un Máster en Sexología Clínica y Terapia de Pareja
Laura Batés
Laura Betés es licenciada en Psicología y tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud, así como un postgrado Acompañamiento holístico en procesos de pérdida y duelo
Judith Garcia
Judith García es licenciada en Psicología y tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud, así como Máster en Sexología Clínica y Terapia de Pareja
Máster en Terapias Contextuales
Marisol Ramoneda
Marisol Ramoneda es licenciada en Psicología y en Ciencias empresariales. Tiene un máster en Psicología clínica y psicoterapia y otro en Dirección de Empresas.
Neus Franquesa
Neus Franquesa Oliveres es licenciada en Psicología y tiene un máster en Sexología clínica y salud sexual, y otro en Psicología clínica y de la salud. También tiene un postgrado en Terapia de pareja y es miembro de la Junta de la Societat Catalana de Sexologia.
5 1 voto
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x
()
x