Satisfyer, pros y contras del orgasmo exprés

Nos lo están vendiendo como algo súper nuevo, pero los juguetes sexuales, más o menos tecnológicos, más o menos innovadores, han existido siempre. O si no siempre, desde hace muchos, muchos años.

En todo caso, lo que es innegable es que el Satisfyer ha sido, des de su aparición y todavía hoy, un auténtico boom en nuestra sociedad.

Hemos leído noticias sobre que se han agotado al poco de llegar a las tiendas, hemos visto a famosas e influencers cantando sus maravillas, hemos oído hablar de él en tertulias televisivas y programas radiofónicos, y hay centenares de artículos en internet que reflexionan sobre el fenómeno que ha provocado.

¿Qué es lo que llama la atención? Que te promete que llegarás al orgasmo rapidísimamente.

Existe otra causa evidente del éxito del Satisfyer

Detrás de una poderosa campaña publicitaria, un diseño elegante y un precio bastante asequible (ronda los treinta euros), existe otra causa evidente del éxito del Satisfyer: se centra en el clítoris, cosa que no hacen la mayoría de los vibradores, que se limitan a simular la penetración. Fácil de activar y con varias velocidades de adaptación, funciona como un succionador con ondas expansivas.

Los succionadores de clítoris aceleran el acceso al orgasmo y esto puede resultar muy beneficioso como, en cierta manera, “herramienta terapéutica”: una de las causas principales de consulta es la anorgasmia, la imposibilidad de alcanzar el orgasmo, y tras esta problemática suele esconderse la escasa o nula práctica de la masturbación femenina.

La masturbación es ideal para el conocimiento del cuerpo y una buena sesión de placer a solas puede ser decisiva para empoderarse y sentirse capaz de sentir.

¿Qué bien, entonces, que exista algo como el Satisfyer, verdad?

Pero hay que analizarlo desde todos los puntos de vista,

No es para todas

Hay mujeres que han probado el Satisfyer y, contra lo que se esperaban, no les ha gustado en absoluto. No es en absoluto nada raro ni nada por lo que haya que preocuparse. Todo lo contrario, de hecho. Una succión tan directa al clítoris como la que ofrece este aparato puede generar fácilmente un rechazo. Y no hay que dejar que la moda imperante nos haga creer que esta sensación no puede ser.

También puede no gustar por otro hecho evidente: si provoca una explosión en un tiempo tan breve de dedicación, ¿dónde queda el camino para llegar al orgasmo? ¿Dónde queda el proceso, el gozar de la experiencia con calma, el entretenerse a jugar con el cuerpo?

La sexualidad en la sociedad de la inmediatez

Vivimos en una sociedad en que la inmediatez es un valor que cotiza al alza. Todo tiene que ser para ya, no hay tiempo para perder, debemos ser siempre personas productivas.
Ahora, también en la sexualidad. El Satisfyer nos dice que lleguemos al orgasmo ya, que el orgasmo es el objetivo y que al objetivo se debe llegar lo más rápido posible.

La llegada inmediata al orgasmo

Y es aquí donde podemos empezar a ver el peligro. Esta llegada inmediata al orgasmo puede hacer que nos estemos perdiendo experiencias y sensaciones por camino. La sexualidad es una vivencia mucho más amplia que un orgasmo rápido. Debería serlo, en todo caso.

El peligro de utilizar demasiado el Satisfyer es llegar a confundirnos, a quedar enganchadas a esta inmediatez, a acostumbrarnos excesivamente a los estímulos tan fuertes y directos que provoca este juguete sexual y que al final nos vayamos desconectando del resto de sensaciones igualmente placenteras y, por qué no decirlo, necesarias.

Satisfyer podría llegar a lesionar

Además, también debemos tener en cuenta que un uso muy continuado del Satisfyer podría llegar a lesionar un poco las fibras del clítoris.
Nada muy grave, pero sí que podría llegar a provocar que cada vez necesitáramos un estímulo más fuerte y que esto nos perjudicara a la hora de sentir placer al tener relaciones sexuales con otra persona.

Permitir a muchas mujeres descubrir el orgasmo

No lo negamos, al Satisfyer se le puede atribuir una función social innegable: la de permitir a muchas mujeres descubrir el orgasmo.

Ahora yo te invito a descubrir más. A explorar y descubrir algo nuevo. Conocer otro tipo de orgasmos, incluso orgasmos más profundos. Y si tienes cualquier pregunta, no dudes en contactarme. Estaré encantada de poder ayudarte.

Te animo a reflexionar sobre ello y espero que te sean útiles y que puedas experimentarlo.

Y si tienes cualquier duda, no dudes en contactarme o poner tu comentario en este post.
Estaré encantada de ayudarte en lo que haga falta.

Dra. Emma Ribas

Consulta on-line

El equipo de Psicología Online de la Dra Emma Ribas utilizamos un método proactivo en el que vas a integrar herramientas para que puedas conseguir tus objetivos lo antes posible, llevándote a una vida más consciente, saludable, libre y feliz!

Bárbara Esteve
Bárbara Esteve es licenciada en Psicología y tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud, así como un Máster en Sexología Clínica y Terapia de Pareja
Laura Batés
Laura Betés es licenciada en Psicología y tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud, así como un postgrado Acompañamiento holístico en procesos de pérdida y duelo
Judith Garcia
Judith García es licenciada en Psicología y tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud, así como Máster en Sexología Clínica y Terapia de Pareja
Máster en Terapias Contextuales
Marisol Ramoneda
Marisol Ramoneda es licenciada en Psicología y en Ciencias empresariales. Tiene un máster en Psicología clínica y psicoterapia y otro en Dirección de Empresas.
Neus Franquesa
Neus Franquesa Oliveres es licenciada en Psicología y tiene un máster en Sexología clínica y salud sexual, y otro en Psicología clínica y de la salud. También tiene un postgrado en Terapia de pareja y es miembro de la Junta de la Societat Catalana de Sexologia.
0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x
()
x